Skip to main content

La UVic-UCC y el INEFC coordinan la elaboración de una guía de la OMS para fomentar la actividad física en pequeñas y medianas empresas

Los desplazamientos en bicicleta hasta el lugar de trabajo son una manera de incentivar la actividad física

La UVic-UCC y el INEFC coordinan la elaboración de una guía de la OMS para fomentar la actividad física en pequeñas y medianas empresas

Cada año se producen en Europa unas 10.000 muertes a consecuencia de una actividad física insuficiente y una de sus causas son los entornos laborales sedentarios. Pasar demasiado tiempo sentado es un factor de riesgo para la salud que se relaciona con enfermedades del corazón, cáncer, diabetes tipo 2 y otras enfermedades no transmisibles. Partiendo de esta evidencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de publicar la guía Promotion of health-enhancing physical activity in small- medium-sized enterprises, con el objetivo de fomentar la actividad física y el bienestar de las personas en sus entornos laborales, especialmente en las pequeñas y medianas empresas.

La Universidad de Vic - Universidad Central de Cataluña (UVic-UCC) y el INEFC han liderado la elaboración de esta guía mediante una transferencia de conocimiento a través del Workplace HEPA working group de la OMS. Han formado parte del equipo como personas coordinadoras Anna Puig-Ribera -investigadora del Grupo de Investigación en Deporte y Actividad Física (GREAF) de la UVic-UCC-, Sebastià Mas-Alòs -investigador del Grupo de Investigación de Movimiento Humano de el INEFC-UdL—, Ilkka Väänänen —investigador de la LAB University of Applied Sciences— e Ine De Clerk —investigadora de la Artevelnde University of Applied Sciences— y han colaborado Anna Codina-Navidad, investigadora del GREAF de la UVic-UCC, y Sergi Matas, Estela Farías y Víctor Dorado, del INEFC Lleida. Además, también participaron personas expertas de Chipre, Dinamarca, Inglaterra, Francia, Jamaica, Países Bajos, Portugal, Escocia, España, Suecia y Suiza, y de universidades de Finlandia y Bélgica.

Dado que el 99% de las empresas de la UE son pymes y que a menudo pasan por alto las políticas y las iniciativas de promoción de la salud entre sus trabajadores, esta guía ofrece diversas recomendaciones basándose precisamente en la flexibilidad organizativa de las pymes . El documento, promovido por la Oficina de la Región Europea de la OMS, contiene estrategias prácticas y creativas que las pequeñas y medianas empresas pueden integrar fácilmente en sus rutinas diarias para crear un entorno más saludable para sus trabajadores. Estas estrategias pasan, por ejemplo, por organizar encuentros a pie, fomentar el uso de las escaleras o promover la utilización de la bicicleta en los desplazamientos de los empleados.

Unas setenta iniciativas y diez propuestas prácticas

La guía Promotion of health-enhancing physical activity in small- medium-sized enterprises recoge unas setenta iniciativas reales clasificadas en cinco grandes grupos. El primer grupo está relacionado con tener una vida, un puesto de trabajo y unos desplazamientos hasta el trabajo activos. Aquí se identificaron 11 iniciativas que iban desde fomentar unos horarios de trabajo flexibles hasta organizar eventos deportivos y competiciones en la empresa. El segundo grupo de iniciativas están vinculadas con el ejercicio programado, el entrenamiento físico y los servicios de atención médica. En este caso se recogieron 26 propuestas reales, que incluían desde realizar ejercicios de meditación o relajación hasta realizar evaluaciones ergonómicas y posturales de los trabajadores.

En el tercer grupo se recopilaron 8 iniciativas relacionadas con la organización y el liderazgo, que abarcaban desde facilitar vales a los empleados para inscribirse en el gimnasio hasta proporcionar un sistema de salud preventiva o crear políticas para animar a los trabajadores a ser físicamente más activos. Un cuarto grupo de iniciativas son las que hacían referencia a la comunicación y la difusión. Se identificaron 11, entre ellas la organización de conferencias, seminarios o exposiciones, el uso de redes sociales, el uso de canales de comunicación interna, etc. Finalmente, en un quinto grupo se reunieron 12 iniciativas vinculadas con los suministros y locales de las pymes, que iban desde ofrecer aparcamientos de bicicletas hasta habilitar espacios abiertos en el centro de trabajo donde los trabajadores puedan practicar deportes.

Sin embargo, y para facilitar la implementación de las recomendaciones de la guía, en la parte final del documento se presenta una lista con las diez intervenciones principales que la evidencia indica que son más prácticas y factibles de llevar a cabo. Estas diez propuestas son: una campaña de uso de la bicicleta que pueda incluir competiciones; reuniones y encuentros activos que se puedan hacer caminando; ofrecer información a los empleados por distintos canales de comunicación sobre los beneficios de la actividad física; una campaña para animar al personal a realizar caminatas cortas pero diarias; ofrecer un servicio de fisioterapia; organizar sesiones diarias y breves de calentamiento; ofrecer soporte y estrategias de cambio personalizadas; promover el uso de las escaleras en el puesto de trabajo; preparar un plan de actividades físicas con distintos niveles de dificultad; y fomentar la organización de competiciones deportivas en la empresa.

El método

“El objetivo de la guía es promover la actividad física en los entornos laborales, de modo que acabe repercutiendo en una mejora del bienestar de los trabajadores y en una reducción del estrés pero también en una mayor satisfacción con el propio puesto de trabajo de de modo que se reduzca el abstentismo y se mejore la productividad”, explica Anna Puig-Ribera. La guía se ha elaborado a partir de una búsqueda inicial en el ámbito europeo de iniciativas reales de promoción de la actividad física en el puesto de trabajo. Se identificaron 713 de las cuales se realizó una descripción detallada del método utilizado y se creó una base de datos con las características de los puestos de trabajo. Todas las iniciativas de actividad física se clasificaron en 12 áreas y 20 subáreas.

La segunda parte del proyecto consistió en la realización de encuestas para discernir qué iniciativas eran más viables. Se evaluaron un total de 390 propuestas de las que un 17% se consideraron no viables.

Contacta con nosotros

Si tienes alguna duda, tenemos la respuesta

Contacto